Los normalistas asaltan Palacio Nacional; Rompieron una puerta del edificio

Los estudiantes de Ayotzinapa irrumpieron en Palacio Nacional mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador celebraba su conferencia matutina en el Salón de Hacienda, pero fueron dispersados.

Alrededor de las 9.30 horas, un grupo de encapuchados que acompañaban el plantón realizado por los padres de los 43 normalistas en el Zócalo, intentaron abrir, con ayuda de rejas metálicas, la puerta de madera ubicada en la calle Moneda que da acceso a el edificio histórico. . .

Al no hacerlo, utilizaron como ariete una camioneta blanca de la CFE, con la que destrozaron parte de la puerta, sin lograr derribarla por completo.

Algunos ingresaron al Palacio Nacional, pero la policía militar que lo custodiaba lanzó gases lacrimógenos para disuadirlos.

Al respecto, el Presidente precisó que los padres de los 43 “son manipulados” por sus abogados, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por el senador Emilio Álvarez Icaza. Dicho esto, dijo, está reuniendo pruebas para demostrar cómo la investigación estuvo defectuosa desde el inicio del caso.

“Todavía estamos investigando, lo necesitamos. Me reuniré con ellos en su debido momento”, dijo.

Tras el derribo, Clemente Rodríguez, padre de uno de los 43, negó que se tratara de manipulación.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río para Imagen Radio, aseguró que las protestas de los últimos días en la CDMX han presionado al Presidente para que diga que se reunirá con ellos.

Los normalistas asaltan el edificio con el presidente dentro

Rosales, abogado de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, dijo que la protesta se ha salido de control, pero el diálogo ya ha sido reconducido; Verán al Presidente en 15 o 20 días.

Los estudiantes de la normal de Ayotzinapa y los padres de los estudiantes desaparecidos en Iguala hace 9 años y 5 meses irrumpieron por la fuerza en Palacio Nacional, derribando una puerta con una camioneta, en momentos en que el presidente Andrés Manuel López Obrador detenía su conferencia matutina. .

Así lo aseguró Vidulfo Rosales Sierra, abogado de los padres de los 43 normalistas desaparecidos Virutas de embalaje que el hecho “no fue planeado”, que “esto no es una conspiración internacional” y que la entrega de un documento dirigido al Presidente para reorientar la investigación del caso “se salió de control”. Dijo que los padres han vuelto a la propuesta presidencial de reunirse en 15 o 20 días.

Los hechos ocurrieron frente a una puerta de Vía Moneda, a las 9.15 horas de ayer miércoles 6 de marzo, sin que interviniera la Policía Militar, salvo arrojando gases lacrimógenos y retirando a los camarógrafos que registraban las consecuencias. de los hechos, en los que resultaron heridos dos padres de los estudiantes normales desaparecidos,

Mario César González Contreras y Pablo Hernández.

Los normalistas y familiares de los estudiantes desaparecidos por la policía municipal hace casi diez años abandonaron durante 10 días el campamento que habían instalado en el Zócalo de la Ciudad de México y se dirigieron hacia la puerta de Moneda. Unas vallas metálicas les cerraron el paso, pero siguieron adelante hasta llegar a la puerta donde pintaron un lema: “Solo queremos diálogo” y al otro lado “+43”.

Según Rosales Sierra, los padres de los normalistas desaparecidos habían advertido que el campamento sería retirado este miércoles (ayer). “Pero los padres dijeron que no podían salir (del Zócalo) sin dejar un documento que pedimos para el diálogo y se decidió entregar un documento y que el Presidente responda formalmente a nuestra solicitud”.

A pedido de la señora Cristina Bautista, el grupo intentó llegar hasta el portón de Moneda, “pero en el portón hubo un enfrentamiento muy fuerte, varios padres de familia fueron agredidos, tirados al suelo por la policía y ahí se enfurecieron los ánimos”. acampanado. Se generó una tensión muy fuerte, había más jóvenes (normalistas), rompieron las vallas y entraron”, dijo el abogado Rosales.

Los normalistas secuestraron un camión de la Comisión Federal de Electricidad y, dando marcha atrás, lo estrellaron varias veces contra la puerta de madera, la cual cedió y se desprendió del marco.

“Lo que pasó en la puerta de Palacio Nacional fue muy difícil de controlar, las emociones a flor de piel; Los padres intentaron llamar al orden, para lograr el objetivo de entrar a salir del documento; Se escuchó un ruido, pero ya no había posibilidad de redirigir la protesta como se había previsto inicialmente, y así fue”, dijo Vidulfo Rosales.

El domingo 1 de marzo, al inicio de la campaña presidencial de Claudia Sheinbaum, de Morena, los normalistas subieron a la fachada principal de Palacio Nacional y colgaron una manta debajo del balcón presidencial con el escrito “Pedimos diálogo con el Presidente (el tortuguita que es el símbolo del movimiento de los normalistas desaparecidos) +43 Ayotzinapa +43”.

Este allanamiento a la sede del Ejecutivo federal es el resultado de una serie de actos similares perpetrados en los últimos días: el 27 de febrero, un grupo de normalistas disparó petardos contra las ventanas blindadas del Ministerio del Interior, en vía Bucareli. El 28 de febrero, los normalistas acampados en el Zócalo se encontraron en la sede del Senado de la República en el Paseo de la Reforma e Insurgentes y lo atacaron. El 29 de febrero, otro grupo de estos estudiantes de Ayotzinapa se presentó en la sede de Relaciones Exteriores en la Avenida Juárez y causó destrozos. El martes 5 de marzo en los edificios de la Fiscalía General de la República (FGR) realizaron un acto similar al ocurrido ayer en Palacio Nacional, destruyendo con un automóvil parte de los edificios federales.

Según Vidulfo Rosales, la desesperación de los padres al tener que entregar el documento al Presidente y su resultado, “se debe a la insensibilidad del gobierno al no dialogar, estuvimos diez días esperando una fecha para una en el encuentro con el Presidente hubo una apatía total, una indiferencia; Ningún funcionario se ha acercado a ofrecernos una respuesta y hemos llegado a este momento”.

Rosales Sierra afirmó que “el propio presidente ha subido el tono; Polarizó las cosas con madres y padres. Un día inhabilita a los abogados y otro día inhabilita a los padres; Dice que están manipulados, pero tienen un pedido genuino, un dolor que sienten desde hace 9 años, y eso genera molestia entre los padres y amarga la relación con el Presidente”.

El abogado informó que el documento en cuestión ya fue entregado al Ministerio del Interior, “esperamos que lo tramite y se restablezca el diálogo. La carta, además de la cita con el Presidente, es una invitación a reorientar el diálogo y a poner de nuevo en el centro de la mesa las cuestiones fundamentales de la investigación: creemos que la investigación se ha desviado con cortinas de humo y se intenta “Se busca a los responsables del fracaso de la investigación”, afirmó Rosales.

Según el abogado, redirigir el diálogo implica que el Ejército entregará la información de las 800 páginas que no entregó; la línea de investigación sobre los 17 jóvenes sacados del barandal policial de Iguala -la noche del 26 de septiembre de 2014- hacia Loma Coyotes; la extradición de Tomás Zerón y Bernabé Ulysses, uno a Israel y el otro a Estados Unidos.

“Estos temas deben ser abordados y discutidos en el tiempo que resta de la administración presidencial, porque difícilmente vemos que esto pueda tener resultados positivos, además de que no quiere atribuir ninguna responsabilidad a los militares en la desaparición del juventud de Ayotzinapa”, explicó.

Cabe recordar que el último hecho de violencia de este tipo contra Palacio Nacional fue el intento de quema de la Puerta de las Marianas por parte de grupos feministas durante la marcha de marzo de 2020.

Ayer, luego de la protesta, el Palacio Nacional fue cubierto para la marcha por el Día Internacional de la Mujer, que se celebrará mañana.

La FGR investiga las causas del ataque

POR DAVID VICENTEÑO

Peritos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), de la Fiscalía General de la República (FGR), acudieron ayer para iniciar las investigaciones sobre los daños causados ​​en las puertas de Palacio Nacional, durante un “portazo” por parte de estudiantes comunes de Ayotzinapa.

Confirmaron que se ha abierto una carpeta de investigación por los hechos ocurridos en vía Moneda, en las puertas marcadas con los números 1 y 3 del edificio histórico.

Un equipo de tres expertos, que reservaban su especialidad, y un fotógrafo conversaban con un funcionario presidencial.

Se concentraron en inspeccionar el exterior del edificio y las puertas dañadas, mientras un grupo de trabajadores limpiaban el lugar, utilizando mangueras de agua y escobas.

“No hay nadie detrás”, responden.

Tras el derribo de la puerta número 1 de Palacio Nacional, Clemente Rodríguez, padre de uno de los normalistas, negó que se tratara de manipulación, como declaró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río, para Imagen Radio, dijo que “el Presidente fue un estúpido, ya le dijeron (sic) que nadie nos manipula. Ningún abogado, ningún representante de los abogados que llevan el caso. Todo lo hacemos por amor a nuestros hijos; “El gobierno no ha dado continuidad a la investigación”, afirmó.

Además, indicó que fue a través de los medios que se enteraron de que el Presidente se reuniría con ellos en 15 o 20 días, pero que lograron hacerlo gracias a la presión que ejercieron.

Acusación de manipulación de los padres de los estudiantes

Afirma que está intentando “distraer y confrontar” a su gobierno.

POR ISABEL GONZÁLEZ

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que los actos de violencia protagonizados por los normalistas de Ayotzinapa en los últimos días buscan “distraer y confrontar” a su gobierno con el único objetivo de desconocer los motivos que llevaron a la desaparición. de 43 jóvenes en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014.

Al afirmar contundentemente que las madres y padres de los jóvenes desaparecidos “son manipulados” por los asesores legales que los representan, así como por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el senador Emilio Álvarez Icaza, el Presidente dijo que se encuentra reuniendo pruebas para demostrar que la información fue manipulada desde el inicio de la investigación.

También dejó claro que es su deseo reunirse con las madres y padres de los normalistas para mostrarles las pruebas, solo que los asesores jurídicos no les han dado autorización para hacerlo.

“Decirles a los padres que estamos comprometidos y que estamos logrando grandes avances en la investigación, pero lo que pasa es que son manipulados por el grupo que lidera Emilio Álvarez Icaza, la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, apoyado por grupos conservadores de derecha extranjeros. gobiernos que nos quieren hacer daño, políticamente hablando (…) Estamos haciendo investigaciones, calculo que en unos 15, 20 días me reuniré con ellos, quiero tener más pruebas”, explicó.

En el momento en que hacía estas declaraciones, un grupo de normalistas irrumpió violentamente en Palacio Nacional en vía Moneda; Una acción que, según López Obrador, deja claro que quienes representan a los padres y madres de los estudiantes asesinados no están interesados ​​en saber la verdad.

—¿Lo están utilizando electoralmente, presidente? preguntó la prensa.

—Sí, y un político, deplorable.

“Vamos a encontrar a los jóvenes, que es lo más importante, pero esto es otra cosa, tiene otros propósitos (…) Como si quisieran distraernos para no hacer nuestro trabajo, quitarnos el tiempo, estamos trabajando todos los días en la búsqueda de jóvenes, pero no queremos darles información porque ya no confío en los consejeros y tengo pruebas que respaldan que no confío en ellos porque los que participaron en la desaparición de sus hijos Me ayudó libremente. Los consejeros no me permiten hablar con las madres y los padres. Calculo que estas acciones ya tienen otros propósitos. No queremos ningún enfrentamiento”, subrayó.