Los sobrevivientes se preguntan por qué la ayuda no llegó antes

Las llamadas al 911 comenzaron mucho antes de los disparos.

Wilson García dijo que él y su esposa llamaron a la policía por primera vez el viernes por la noche después de que su vecino se negara a dejar de disparar un arma afuera y los amenazara.

Ellos esperaron.

Entonces el vecino se presentó en la casa, ocupada por varios miembros de una familia extensa de Honduras. Tenía un arma. Empezó a disparar.

Ramiro Guzmán dijo que se coló en un armario con su esposa y su hijo pequeño. Llamó al 911 varias veces. Cada vez, dice, un despachador le dijo que los agentes ya estaban allí.

No lo estaban.

“Cortarían la llamada. Volvería a llamar”, recordó Guzmán en una entrevista. “Luego llamé a mi tía que vive a dos cuadras para ver si podía contestarle. Pensé que tal vez no me creían y por eso no querían ayudarme, pero tal vez lo harían.

Cuando llegaron los agentes de la oficina del alguacil del condado de San Jacinto, cinco personas, incluida la esposa de García y su hijo de 9 años, habían resultado heridas de muerte. Y el tirador había huido.

García y Guzmán recordaron sus terribles experiencias el lunes cuando la búsqueda del presunto asesino Francisco Oropesa se prolongó por tercer día. Ambos se preguntaban por qué los diputados no habían llegado antes.

“Fue media hora después de que comenzamos a llamar”, dijo Guzmán. “Me pregunto si hubieran venido durante esos 30 minutos, no habría sucedido. Tal vez mi familia todavía estaría viva”.

Las autoridades del condado de San Jacinto, donde ocurrió el tiroteo, no respondieron a las solicitudes de registros que mostraran la cantidad de llamadas de ayuda desde el hogar y cuánto tiempo tardaron en llegar los agentes. El alguacil del condado de San Jacinto, Greg Capers, cuyos agentes respondieron a la escena, no pudo ser contactado para hacer comentarios el lunes.

Capers dijo a los periodistas el sábado que pasaron “unos segundos” entre la llamada de acoso y otros que informaron sobre un tiroteo. La Prensa Asociada la ciudad diciendo que solo tenía tres diputados que cubrían un condado repartido en 700 millas cuadradas. El condado tiene unos 27.000 habitantes.

La ubicación del tiroteo, en el extremo sur del condado, dificulta el acceso de las fuerzas del orden, dijo el fiscal de distrito de San Jacinto, Todd Dillon. Más de la mitad del condado es el Bosque Nacional Sam Houston, con pocas carreteras que lo atraviesen. En condiciones ideales, sin tráfico, tomaría no menos de 45 minutos llegar a la escena desde la línea norte del condado, dijo Dillon. El barrio donde ocurrió el tiroteo tiene caminos de tierra llenos de baches, agregó.

Dillon también señaló que las llamadas al 911 comenzaron como una denuncia de acoso, una acusación bastante común que normalmente no se prioriza. Pero después de que las personas que llamaron informaron violencia, provocó una respuesta a gran escala de la oficina del alguacil y las agencias vecinas.

“Se apresuraron a hacerlo realidad tan pronto como salió la información”, dijo Dillon. “Simplemente les tomó un tiempo llegar allí porque no estaban preparados para llegar allí rápidamente”.

David Brandon, comisionado del condado de San Jacinto que vive en Cleveland, dijo que el condado, como muchos condados rurales de Texas, no tiene dinero para pagar más cobertura.

“Nos gustaría tener 50 asistentes por equipo. ¿Podemos pagarlo o mantenerlo? No”, dijo Brandon. “Solo podemos dar lo que podemos sostener y sostener”.

Guzmán dijo que la respuesta de la policía debilitó su fe en las fuerzas del orden de Estados Unidos. “Ha pasado tanto tiempo”, dice. “Todo tomó alrededor de una hora. ¿Por qué tuvieron que venir cuando ya era demasiado tarde?