Se espera que un lote de nuevos cohetes explote en el espacio este año.

El cohete de próxima generación está diseñado para misiones a la Luna y posiblemente a Marte.

El gran refuerzo jugará un papel importante en Programa Artemisa de la NASA, que tiene como objetivo devolver astronautas a la luna y establecer bases en la superficie lunar. Si tiene éxito, el cohete no solo allanará el camino para más vuelos regulares a la luna, sino que también reducirá el costo de dichos viajes.

“Starship tiene la oportunidad de revolucionar realmente la forma en que hacemos el transporte espacial, por lo que es un gran problema”, dijo Laura Forczyk, directora ejecutiva de Astralytical, una firma de consultoría espacial con sede en Atlanta.

Starship es lo que se llama un vehículo de lanzamiento súper pesado, que se refiere a cohetes que pueden transportar más de 110,000 libras en órbita. SpaceX dijo que su nave espacial reutilizable podría elevar hasta 330,000 libras a la órbita terrestre baja.

Se espera que Starship lance su primer vuelo orbital sin tripulación este año, aunque SpaceX no ha anunciado una fecha específica. El mes pasado, la compañía dijo que había completado un “ensayo de traje de neopreno”, que implicó reabastecer completamente el cohete con 10 millones de libras de propulsor, como lo haría antes del despegue.

A continuación, es probable que SpaceX realice otra prueba clave de seguridad al encender los 33 motores Raptor en la primera etapa del propulsor, una demostración conocida como “prueba de fuego estático”. Luego, una vez que la compañía obtenga una licencia de la Administración Federal de Aviación, Starship finalmente podría despegar desde el sitio de lanzamiento de SpaceX en Boca Chica, Texas.

Centauro vulcano

Otro nuevo cohete que podría desempeñar un papel fundamental en los próximos años es el Vulcan Centaur, desarrollado por United Launch Alliance, con sede en Denver.

El jumbo jet Vulcan Centaur está diseñado para transportar satélites y otras naves espaciales a varias órbitas alrededor de la Tierra. El cohete de aproximadamente 200 pies de altura se utilizará para lanzamientos comerciales, así como lanzamientos en nombre de la NASA y la Fuerza Espacial.

Se espera que el Vulcan Centaur reemplace eventualmente a los cohetes pesados ​​Atlas V y Delta IV de United Launch Alliance.

Las diversas partes del cohete se ensamblan en la estación espacial de Cabo Cañaveral en Florida antes de su primer vuelo. Este lanzamiento, conocido como Certification-1, llevará dos satélites de demostración a la órbita terrestre baja, colocará un módulo de aterrizaje lunar construido comercialmente en una órbita altamente elíptica sobre la Tierra y entregará otra carga útil en una trayectoria que lo llevará más allá de la Tierra-Luna. sistema.

El debut del Vulcan Centaur representa una oportunidad emocionante para United Launch Alliance, que es un contratista desde hace mucho tiempo de la NASA y el ejército. También está configurando el nuevo propulsor para reemplazar algunos de los cohetes más utilizados actualmente disponibles, según Anderson, el historiador de tecnología.

“Con el Atlas V y el Delta IV probablemente retirados, este cohete es muy importante para las capacidades de lanzamiento de EE. UU. en este momento”, agregó Anderson.

Ariadna 6

Las compañías espaciales estadounidenses no son las únicas que diseñan nuevos cohetes que podrían volar este año. Arianespace, con sede en Francia, está preparando un nuevo impulsor denominado Ariane 6 para su lanzamiento inaugural.

El cohete de casi 200 pies de altura está diseñado para enviar satélites y otras cargas útiles en órbita alrededor de la Tierra. El propulsor debería reemplazar al pesado cohete Ariane 5, aunque podría operar a un costo menor.

Anderson dijo que Ariane 6 proporcionará importantes capacidades de lanzamiento de rango medio, pero probablemente enfrentará una dura competencia de otras compañías, incluida SpaceX.

Al igual que los otros cohetes de Arianespace, Ariane 6 se lanzará desde un puerto espacial sudamericano, ubicado al noroeste de Kourou en la Guayana Francesa.

Aún no se ha anunciado una fecha específica para el primer vuelo de prueba.

cohete H3

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón está preparando su nuevo cohete para su vuelo inaugural este mes.

El propulsor, conocido como H3, pondrá en órbita un satélite de observación de la Tierra durante el vuelo de prueba. El despegue está programado actualmente para el 12 de febrero.

El cohete se lanzará desde el Centro Espacial Tanegashima de Japón en la costa sureste de Tanegashima, una isla al sur de Kyushu.

Otros cohetes en preparación

Varias otras empresas estadounidenses privadas también están desarrollando nuevos cohetes que podrían volar este año o en los años venideros.

Relativity Space, una empresa aeroespacial con sede en Los Ángeles, tiene como objetivo lanzar un cohete impreso en 3D denominado Terran 1. Si bien las piezas impresas en 3D se han utilizado anteriormente para construir propulsores, este sería el primer cohete completamente desarrollado con fabricación aditiva.

ABL Space Systems, una empresa con sede en El Segundo, California, intentó lanzar su cohete RS1 en su vuelo inaugural el mes pasado, pero no tuvo éxito. El lanzamiento del 10 de enero tuvo lugar en el Pacific Spaceport Complex – Alaska en la isla Kodiak. Poco después del despegue programado, ABL informó que el cohete no había logrado alcanzar la órbita.

“Después del despegue, RS1 encontró una anomalía y se detuvo prematuramente”, la empresa tuiteóy agregó que luego estuvo trabajando con funcionarios de la FAA y del puerto espacial de Alaska.

Aunque no es un cohete nuevo, Rocket Lab, con sede en California lanzó su cohete Electron por primera vez en suelo estadounidense 24 de enero. Las misiones anteriores de Rocket Lab han tenido lugar en Nueva Zelanda. Para el lanzamiento de Virginia, el propulsor despegó de la instalación de vuelo Wallops de la NASA en Virginia, llevando tres pequeños satélites a la órbita. La compañía está desarrollando un nuevo cohete, llamado Neutron, pero no espera que el propulsor vuele hasta el próximo año.